Los 104 años de vida del maestro Domingo Torres

Nota extraída de un reportaje de La Estrella de Antofagasta.

Domingo Eduardo Torres Fernández vivió miles de historias, pasando por diferentes épocas y aún así su espíritu que lo tuvo hasta sus 104 años en toda una leyenda musical.

En su partida este viernes 12 de marzo de 2021, queremos compartir con ustedes un extracto a una entrevista realizada en La Estrella de Antofagasta en 2009:

Viene de una familia de artistas y su descendencia también lo es. Recuerda que sus padres eran músicos y le inculcaron a él y a sus 6 hermanos toda la pasión por este arte. Fue su padre, Sixto Torres, y su madre, Genoveva Fernández, a quienes les debe los logros de casi un siglo de vida y todo gracias a la música. Domingo es un maestro tocando el clarinete y el saxofón, lo que le ha traído experiencias inolvidables en su existencia.

Quizás es esa pasión la que lo mantiene con una vitalidad envidiable, ya que en forma increíble recuerda muchos detalles de su vida, anécdotas, personas y hasta fechas.

La familia lo quiere e idolatra, destacándolo como un gran líder, incluso hasta sus últimos días.

Luego de tantas jornadas es un hecho su conocimiento sobre los secretos de la vida y de los mecanismos que lo ayudan a seguir adelante.

“Pese a no existir una «fuente de la eterna juventud», es claro en expresar que existen dos secretos; el primero es ser medido y responsable, dejando de lado los excesos, mientras que el segundo es una copa de vino tinto, la que siempre debe estar presente en la mesa o cualquier momento del día”.

Nacido en Antofagasta, vivió a plenitud las décadas del 20 y 30; en esos tiempos, cuando su casa era la que estaba más al norte en Antofagasta (hoy es la Población Oriente) se inició en la música junto a sus hermanos. Primero de manera entusiasta y luego aprendiendo música bajo la dirección de quien considera su maestro, Eduardo Maldonado.

Fue a los 12 ó 13 años que partió con la música. En esos años la niñez era corta porque tenían que hacer otras cosas y ya a los 16 años se fue al Ejército, pero nuevamente la música se hizo presente y quedó conformando la banda del Ejército en el recordado Regimiento Esmeralda, con lo que se podría decir que inició su carrera profesional; así estuvo hasta el año 2002 cuando dejó de trabajar en forma dependiente para seguir tocando junto a su familia.

TELEVISIÓN

En toda su vida artística vivió muchas situaciones, pero hubo una que es recordada en forma especial por sus cercanos y que, por lo demás, lo hizo conocido en Chile entero.

Corría el año 1996 y Domingo Torres apareció en varios capítulos de la recordada teleserie Sucupira de TVN, ya que ellos eran quienes constantemente tocaban en el funeral del alcalde de esa ficticia localidad y el mismo recuerda que fue en Papudo donde se grabaron los capítulos que lo hicieron aparecer en la «pantalla chica».

Para los suyos, el querido «tatita» es un ejemplo de admiración, junto Lidia Bernarda Cáceres Saez conformaron la más bella de las familias: tuvieron 5 hijos, tres de ellos músicos (uno de ellos, Alberto, quien actualmente pertenece a la Orquesta Sinfónica); 16 nietos, nuevamente la música presente; 22 bisnietos y tataranietos.

Este músico antofagastino tuvo historias para escribir un libro. Lo claro es que es un verdadero ejemplo de vida para todos.

Nota extraída de La Estrella de Antofagasta

https://www.estrellaantofagasta.cl/prontus4_nots/site/artic/20090807/pags/20090807001205.html

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email