Los sueños y alegrías de una destacada flautista antofagastina

Los sueños y alegrías de una destacada flautista antofagastina

La artista antofagastina Giannina Caro es una de las solistas invitadas que tendrá “Homenaje a Chile”, el séptimo concierto de la Temporada 2019 de la Orquesta Sinfónica de Antofagasta, donde en su parte clásica interpretará el conocido “Concierto de Violín” de Aram Khachaturian, pero en versión flauta.

Una artista joven y que ya se está haciendo un nombre en la escena clásica nacional. Justamente inició sus estudios musicales en Antofagasta para luego partir a la Escuela Moderna de Música en Santiago, donde obtuvo el título de Intérprete Superior con mención en flauta traversa. Desde los 16 años comenzó a ganar numerosos premios como intérprete solistas en diversas agrupaciones juveniles del país. También se ha desempeñado como músico en las orquestas más destacadas de Chile.

Pero sus ganas de resaltar en este exigente medio artístico hicieron que alcanzar algo que pocos músicos han podido, justamente el año pasado, en septiembre de 2018 le otorgaron el título de Máster en interpretación con mención en Flauta Traversa en la Escuela Superior de Música de Catalunya, Barcelona.

Una maestría que la trajo de vuelta a la capital regional donde actualmente es docente de la Escuela de Música de la Corporación Cultural de Antofagasta y con varios proyectos y propuestas en carpeta.

Una carrera musical muy especial y que la tiene ahora como una gran preparación que ha tenido que tener para este importante concierto.

¿Puedes contarnos un poco sobre tu formación musical?

Yo empecé en la misma escuela de música donde hoy trabajo, además en la Escuela de Desarrollo Artístico, en ese entonces. Luego estudié en el Liceo Experimental Artístico y después a los 18 años me fui a Santiago. Estudié la carrera de Intérprete Superior en la escuela moderna y terminado esto me quedé en Santiago varios años más.

Posterior a eso me fui a España a hacer un magíster, lo terminé y me devolví. Me fui becada, así que por retribución de beca me devolví a Chile y finalmente me quedé aquí en Antofagasta. Ahora estoy trabajando de docente en la Escuela de Música del Teatro Municipal.

¿Qué es lo más valioso que rescatas de todo este proceso, aparte de lo musical?

Es difícil, pero hay muchas cosas rescatables. De partida yo creo que siempre voy a estar contenta de haber decidido seguir esto pese a todo lo difícil y todas las dificultades que se presentan cuando uno estudia una carrera musical, que son muchas. Son trabas tras trabas.

¿Cuáles piensas que son las más importantes, cuáles son esas trabas?

El poco apoyo. Son carreras muy caras y muy largas. Muchos no saben que la carrera de un músico dura ocho años mínimo, una carrera de pianista puede durar 10 u 11 años fáciles. El salir también de una ciudad, porque la carrera de música no está en regiones.

Así que la mayor parte de los que quieren seguir este camino, tienen que irse de su casa a Santiago, es la única forma, o al extranjero. Con todo el sacrificio monetario que significa para uno y para la familia.

Por otro lado está el hecho de que no hay mucho campo laboral, entonces tú estudias y terminas la carrera sin saber muy bien qué es lo que te espera a nivel de trabajo. Sumado a eso está la competencia, somos muchos los que estamos luchando por tratar de estar vigentes todo el tiempo. Tienes que amar mucho esto, te tiene que gustar realmente para poder dedicarse, porque es la única manera de que puedas salir de estos procesos. Pero así como tiene cosas difíciles, también tiene cosas realmente gratificantes que valen todo lo malo que puede llegar a pasar.

¿Por qué la flauta traversa?

Yo no te podría decir que tiene la flauta, puedo decir que soy una convencida de que para todas las personas que han llegado a estudiar un instrumento, es el instrumento el que escoge a la persona.  En mi caso yo me enamoré, así de simple, yo me enamoré la primera vez que escuché una flauta y de ahí no la solté nunca más.

En el momento en que yo escuché a mi profesor de ese entonces, que era Sixto Torres, decidí tocar flauta y me quedé, porque me encanta. Los instrumentos tienen ciertas características, me encanta la dulzura de la flauta, lo versátil que puede ser, el registro, todo.

Vas a interpretar una adaptación para flauta del “Concierto de Violín” de Khachaturian en el concierto de este jueves ¿Qué nos puedes adelantar?

Es un concierto difícil que requiere estar muy bien en lo técnico. Es una obra que se escribió para violín, por lo que tiene más requerimientos técnicos de los que podría tener un concierto escrito derechamente para flauta. La transcripción del concierto la hizo un flautista y es uno de mis favoritos.

Es de un armenio, soviético, tiene un lenguaje muy irónico, pero a la vez sensual y duro, con un sentido del humor medio negro y tienen elementos folclóricos soviéticos que son muy distinguibles. Es un concierto que es muy divertido de escuchar, pese que es más o menos largo.

Un desafío para mí porque es primera vez que toco esta obra con orquesta, lo había interpretado antes pero con acompañamiento de piano. Es un concierto que no muchos se atreven a tocar porque es un poquito traicionero, pero el que pueda ir que vaya porque el programa está muy bueno.

¿Cuáles son tus desafíos a futuro?

En noviembre en el Teatro Municipal se viene la Suite de Bach y estoy tratando de preparar una agenda de conciertos para más adelante. Ahora estoy enfocada en la docencia. Tengo algunos viajecitos por ahí, siempre tratando de moverme, de seguir aprendiendo.

El “Concierto de Violín” que interpretará Giannina Caro forma parte de la primera porción de “Homenaje a Chile”, que se llevará a cabo este jueves 12 de septiembre en el Teatro Municipal de Antofagasta.